Reconocimiento

Págs. 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . 20 . 21 . 22 . 23 . 24 . 25 . 26 . 27 . 28 . 29 . 30 . 31 . 32 . index

La tarea crítica conlleva inercias; y estas inercias pueden  llevarnos más allá del paso a paso con que se construyen todas las cosas. Así el comercio, así la industría, los negocios inmobiliarios, financieros, los desarrollos urbanísticos, todos, y en particular los más grandes, conllevan inercias que exceden sus marcos de voluntad y conciencia.

Las inercias de un mosquito no son comparables a las de un elefante. Las vulnerabilidades, las fragilidades, las preocupaciones, las necesidades de un mosquito, no son las de un elefante. Pero más allá de las escalas, atrás de cada uno de ellos hay un alma y un destino que sin duda, todos quisieran dejar huellas apropiadas.

Escribir este reconocimiento me resulta necesario para compensar mis inercias críticas. Cuando uno enfrasca mirada crítica en problemas que ya aparecen cargados de gravedad, a poco termina abismado en una montaña inocultable.

Sin embargo, cuando uno recuerda haber estado con el alma de un mosquito o de un elefante, y haber recibido de ambos, respeto y aprecio; siente una deuda natural que obliga a devolverlos con gratitud, si fuera dable encontrar esa oportunidad.

Estos reconocimientos devuelven la confianza y por ello ayudan a insistir, a transitar y a construir con alegría.

Y si no fuera el caso, aceptar con serena resignación la suerte de haber alcanzado a expresar, tanto la preocupación, como el aprecio y respeto que en este caso siento muy debidos.

De Eduardo Costantini, retengo su imagen de hace 30 años en San Martín de Tours; y la más reciente de hace dos años en oportunidad de acercarse Él a mi pequeño hogar en Del Viso.

En esta relación de escalas que he traído, pudiera imaginarlo “el elefante”. Sin embargo, su humildad, su perfil bajísimo, su cordialidad, su osamenta y mirada doloridas, su ánimo para relatar a mi hija Maitena los aprecios que guardaba de los esfuerzos sus Padres y de cómo quedó marcado sin duda por ellos con muchísimo Amor, para estructurar una libertad responsable y bien sensible, me mueven a resaltar estos aprecios que nunca olvidaré de Él.

Era lo menos parecido a un elefante. A pesar del breve encuentro de poco más de media hora, me alegra hablar con valoración y confianza de Él.

Intentaré por ello relativizar estas situaciones empresarias que obligan a una persona como Él a plantear proyectos de escala apropiada a esas empresas.

En la Naturaleza, aceptamos la existencia de entidades paquidérmicas y microscópicas. Pero en términos políticos poco importan los mosquitos.

Agua que mi Musa acerca a nuestro estuario

Considerándome un mosquito, vengo aplicando desde hace 10 años por regalo de capitales de gracia amasados por seres aun más maravillosos, en extremo humildes, sensibles y animando cada día mi Vida; el recurso del lenguaje horizontal para perforar una pirámide burocrática que vive en bunkers separados unos de otros y con comunicación paupérrima.

Hoy la Internet nos regala a muchos, la posibilidad de aprender y comunicarnos con seriedad y exhaustividad, a un nivel impensado 15 años atrás.

Los bunkers del futuro se construirán en las esferas personales, a través de relaciones espirituales más identificadas y por ello más abiertas, sensibles y profundas.

Enriqueciendo las esferas de esta complementación, la mirada satelital, cada día de más alta resolución, permite analizar y estructurar criterios que eran imposibles de analizar con la sencillez y economía con que hoy se nos regala.

Y esa primera mirada no podría ser más crítica, ni dejar de mirar con mayor avidez. Por ello, cuando vemos imágenes trucadas en cuestiones de tanta responsabilidad, no podemos pensar en Eduardo Costantini resolviendo estas materias con un simple maquillaje.

Su empresa es de largo aliento y no se cimienta en maquillajes. Si alguien en la empresa hace esta tarea porque le parece conveniente, da lugar a que cualquiera que lo advierta se lo enrostre sin dar demasiadas vueltas;

porque eso no es reflejo de Eduardo Costantini, ni del legado apreciado de sus Padres, ni del que quisiera dejar de sus Amores.

No dudo que es una persona mejor que el que suscribe, y sin duda mucho más capaz para un montón de cosas; que si a mi me tocara sostener la inercia de ese elefante de empresa, sin duda recurriría a recetas muy vulgares para darle de comer.

El elefante de la burocracia estatal tiene aun mayores problemas y por eso entre elefantes se entienden.

Pero la cibernética (la ética de Kuberne, la ética del timón, la ética del Gobierno), está favoreciendo la participación de los mosquitos y de los microbios que ayudarán  a unos y otros a entretejer destinos más armoniosos, con una inmensa participación comunitaria individual.

Hace diez años que vengo comprobando y ejercitando esta posibilidad que no ha cesado de progresar.

La planicie interestuarial a la que aplico mirada, es sin duda área de extensión apropiada para este elefante que busca hábitat para sus destinos.

Y no es imaginable ver florecer en Él la preocupación por el hábitat de las aves o los lagartos overos que serán desplazados a la ribera de la reserva de biosfera lindera.

Sin embargo, me resulta imaginable la posibilidad de estimular su propio interés para buscar solución al problema de los flujos del Aliviador del Reconquista que hoy se infiltran en sus nada sustentables estanques; como lo harán los flujos del contaminado Luján en la nueva propuesta.

La Vida Universitaria de los últimos 40 años y los institutos de investigación que dependen de presupuestos del Estado, no parecen estar en condiciones, con coraje y decisión libre, de asumir responsabilidad en ello.

Han quedado maltratados y esclavizados en pobreza que los mantiene marginados de ser valiosos actores de creatividad y dinámica aplicada a nuestros problemas más concretos.

Pero alguien tendrá que estudiar y resolver puntualmente esta cuestión que hace inviable cualquier propuesta urbanística y cualquier consideración ambiental.

Resulta increible sigan pasando los años sin que nadie acierte a mirar con alguna originalidad la cuestión del Aliviador para llevarla a un laboratorio donde estudien la bruta disociación de esas dos aguas en su encuentro.

Este no es un problema para ingenieros de la Dirección de Hidráulica de la Provincia. Como no lo es el del Riachuelo, que por sus exhaustos flujos pierde 8 cm de profundidad por año!

Inconmensurables problemas, que ni aún encontrada la fórmula de salida de flujos queda resuelto; si a la par no se genera el crecimiento de criterio apropiado a nivel político, para poner límites y corregir los abusos en las líneas de ribera urbana que tienen prisionero a los flujos deltarios en cuatro municipios: Tigre, San Fernando , San Isidro y Vicente López, que conocieron a través del decreto1980/77, el inicio de la liberación del área para un festival de atropellos cuyas fatalidades aun nadie parece dispuesto a estimar.

Si Eduardo Costantini toma conciencia de estas hebras de enlace funcional que hacen a la sustentabilidad del área de sus apetencias, Él intentará mirarlas y aunque Él no lo resuelva, de esa mirada estructurará aprecios necesarios y bien compatibles con sus propios sueños.

Así como está la cosa envenenada, es imposible a quien lo advierte no expresarlo; no buscar de confirmar esas preocupaciones; no considerar imprescindible empezar por buscar solución a ellas antes de seguir avanzando con más urbanizaciones en renovadas propuestas

que hoy no son compatibles con la gravísima situación de estos flujos, ni con la prometida sustentabilidad de los estanques, ni con la fragilidad de un humedal instalado precisamente en la boca de surgencias del acuífero; ni con la vulnerabilidad enorme de las aguas de arriba y las peores de las aguas de abajo; ni con elementales criterios de hidrología urbana, ni con precisos y reiterados marcos legales, ni con legislación comparada, ni con aprecios internacionales.

Que si estos criterios fueran desarrollados a conciencia, el primero en agradecerlo sería Costantini y sus socios. Es un Hombre conciente y de mucho valor humano, capaz de bajar al llano.

Si los proyectos de Costantini tienen prisa, a qué dudar que estas calamidades las tienen con creces muy superiores y a Él en particular perjudican.

El nivel de conciencia que hoy tenemos de estos problemas, es enorme comparado con el de hace 15 años atrás.

En adición de recuerdos, insisto en que no es justo pedirle a Papá Estado que asuma responsabilidades sin límites. Esta es otra de las cuestiones que cabe inmediatamente legislar: poner un límite  a las responsabilidades que el Padre Estado asume frente a quien insiste, por necesidad o conveniencia, su instalación en valles y en planicies de inundación. Que repito, hoy no son pobres, ni iletrados. 27/7/07

Francisco Javier de Amorrortu

Desarrollo mayores precisiones técnicas y legales en las páginas que siguen.

Ver "humedales" en planicie intermareal y brazo interdeltario . 1 .

"humedales al uso nostro" . 2 . . . Ver criterios legales provinciales . 3

ver criterios norteamericanos . 4 . 5 . 6 . 7 . . . ¿sustentables? ver 3 textos . 8

Wetlands=humedales . 9 . 10 . . . a las fragilidades de la memoria . 11

Reconocimiento . 12 . . . humedales del Luján en Escobar . 13 . . .

Proyecto Ley de Humedales 14 . 15 . 16 . 17 . 18 .

Propuesta . 23 .

Nueva propuesta 19 . 20 . 25 . 26 . 27 . 28 . 29 . 30 . 31 . 32 .

cartas doc al Gobernador . 21 . . . nueva salida para el Luján . 22 . 24 . .

index a una ley de humedales . .

El capítulo sobre las salidas del Luján reconocen en la página http://www.muertesdelaliviador.com.ar importantes novedades. Que también encuentran correlato en las causas D 412/2013 en CSJN y I 72832 en SCJPBA visibles por http://www.hidroensc.com.ar/cortemr7.html y /incorte122.html